Casa Cuna  
Casa de Moreno, actual CasaCuna
 

Denominada así , por ser la primera casa de la Congregación Hijas de Nuestra Señora de Luján.

Un día de 1892, Serapia Sierra, parte de su pueblo natal hacia Moreno, con una esquela de Monseñor Aneiros y una recomendación de visitar a la Srta. Antonia Cascallares. Por ese entonces, la localidad de Moreno contaba solo con algunas casas bajas, el ferrocarril Oeste y una iglesia inaugurada en 1865 elevada a parroquia en 1866. Pero sus habitantes eran algo indiferentes en materia religiosa.

 

La Srta. Cascallares recibe amablemente a Serapia y le brinda la hospitalidad en una de sus casas. Esta seria la Casa Madre, cuna naciente de la Congregación. La Srta. Cascallares promete a Monseñor Aneiros donar la casa para el Instituto, con la condición de que las Hermanas hagan los trabajos necesarios para adaptarla a sus necesidades.

En ese momento, la casa “era inadecuada para llevar a cabo la misión que Dios le había encomendado” (según palabras escritas por Serapia a Mons. Aneiros) por lo que se debían recaudar los fondos necesarios para su adaptación.

Luego del pedido infructuoso de donaciones tanto en el pueblo de Moreno como en pueblos aledaños, a través de un préstamo bancario, se dan comienzo a las obras de remodelación de la casa para la construcción y ornamentación del Oratorio, entre otras obras. De esta manera, el 9 de febrero de 1895, se bendice por parte del cura párroco señor Julio Basile, la pieza destinada al Oratorio.
Ya tenían, pues en la misma casa, un lugar que sería considerado el centro de toda la vida de esta naciente Congregación.

 

   

Durante los tres primeros años (1893-1896), y a pesar de una extrema pobreza soportada por las hermanas residentes en la casa, se trabajó con entusiasmo, mucha fe y sin tregua para echar los cimientos de esta primera fundación: la Casa de Moreno.

Por eso la Casa de Moreno, es rica en recuerdos. Es el poema vivido por la Fundadora de las “Hijas de Ntra. Señora de Luján”. Y porque allí se perpetúa su Vida y Obra. Colegio que lleva el nombre de su Fundadora “María de Luján Sierra”.

Hoy en día, la Casa Moreno sirve de asilo a las Hermanas ancianas de la Congregación.

 
 
 
Hermanas ancianas